Un bostezo infinito

Vengo de un mundo donde las falacias resbalan con cáscaras de plátanos.

Vengo de un mundo donde la televisión exporta maniquíes embadurnados con aceite y brillantina:

los maniquíes hablan y caminan

pero la retina sigue siendo de plástico.

Vengo de un mundo hueco y voy a otro henchido con el humo de una central termoeléctrica.

Vengo de allí, donde la raya del horizonte es una línea discontinua,

donde se posan pájaros sedientos y beben del mismo mar que te ve mover los pies.

 

Ven y te muestro.

También advierto.

El viaje desde allí tiene el precio más alto que cualquier individuo puede imaginar:

un bostezo infinito.

Etiquetado

Rito: Juggling the Ganges

Juggling Ganga

 

Rishikesh, ciudad donde los Beatles se iluminaron a base de ácido lisérgico y mantras imposibles, me permitió malabarear en honor al Ganges. De momento no he llegado hasta Varanasi, ciudad donde las cremaciones son tan comunes como la mínima común destrucción, pero el río sagrado se me abrió de patas en este enclave encantador  del estado de Uttarakhand. El rito, completado. El grito porque las pelotas no se cayeran al agua, también.

Etiquetado ,

Vote for Ebola virus

¿Hay enfermedades destinadas a ser punta de lanza en la lucha mundial contra las enfermedades? ¿Enfermedades que preocupan a los occidentales contra enfermedades que actúan como controladores de población mundial? ¿Hay luchas que involucran a famosillos y caras conocidas y otras que son silenciadas en los diarios? ¿Por qué se ha convertido en fenómeno viral el Ice Bucket Challenge?  ¿Stephen Hawking y Mao Zedong? No. Porque, desgraciadamente, la esclerosis lateral amiotrófica pasa lejos de las fronteras que abrazan el río Ébola. Aplaudiré a la humanidad cuando haga el gilipollas por otros virus, por otras dolencias, por otras comunidades que están muriendo en masa. Una buena causa sería abrir cualquier periódico antes de tirarse un cubo de hielos por la cabeza y nominar a tres idiotizados más. De resto, mucho apoyo para todos los enfermos del mundo. Cualquiera que sea la enfermedad.

 

Etiquetado , ,

India para todos

Se oyen gritos que atraviesan el salón adornado con banderas tibetanas. Es el vendedor de verduras. Luego vendrá el vendedor de fruta. Y otra vez el vendedor de verduras. Están coordinados para tirar de unos carros, tocar en las puertas del vecindario y vender la mercancía. Esto ocurre cada día alrededor de las nueve de la mañana.

Por otro lado, están los que limpian los coches. Se levantan cada mañana, cogen un trapo y un cubo con agua y dejan brillante los vehículos de los vecinos de A1 Safdarjung Enclave. 

Señoras de la limpieza, peluqueros cuyos espejos se apoyan en un árbol, niños cocineros, mensajeros, cortadores de cebolla, chóferes que llevan en el oficio desde el 97, amas de casa que viven dentro de la casa, guardias de seguridad en cada esquina del barrio, hacedores de rotis (pan indio), amasadores de rotis, servidores de rotis, mucamas de Bengala que ofrecen sus servicios mensuales por el módico precio de menos de 20 euros.

Están aquellos que cada mañana pasean por mi terraza y revisan el cubo de basura. Están aquellos que limpian la calle con unas escobas de paja. Están aquellos que pivotan sobre sí mismos, ofrecen cocos, mazorcas asadas, pequeñas dosis de mejunjes indios en platos de papel aluminio. Están aquellos que van en bicicleta sin un destino claro, aquellos que cargan el agua potable en garrafas, aquellos que traen la ropa planchada a domicilio. 

Son todos los que ofrecen servicios en un país donde la mano de obra es un chiste, donde la dignidad no encuentra su sitio y las relaciones laborales se rigen por el destino tácito de la casta. Se supone que en India no existe la segregación en castas, pero cada mañana, a las nueve en punto, un carro de verduras pasa gritando por debajo del salón anunciando berenjenas, caminan pies barriendo la terraza, migrados bengalíes rebozan las patatas… Hay India para todos. Porque sobran brazos para India.

Etiquetado , ,

Rito: el yak

Queridos amigos:

Lo he conseguido. Llevaba años detrás de uno de los ritos iniciáticos más difíciles de cumplir.

En retrospección he circunnavegado los márgenes del libro de Barrio Sésamo donde se hallaba un alfabeto de animales. La letra “X” estaba vacía con la imagen de Koko afirmando que “no conocía ningún animal por esa letra”. Sin embargo, ¡oh, revelación cósmica! ¡Oh, grito atronador del verano del 91! ¡Oh, estupor de las estepas! Después de la letra “X” venía la “Y” y el animal era el Bos mutus o Bos grunniens, también conocido como yak. 

Dos ejemplares yakísimos.

Dos ejemplares yakísimos.

El yak es un bóvido que habita entre los 4000 y los 6000 metros, allá por el Tíbet, el Himalaya o la China. También habita en mi memoria. Rito de iniciación cumplido. He visto yaks y puedo morirme tranquilo, siendo pasto de sus bocas, convirtiéndome en el pelaje lanudo, en los cuernos estratosféricos. Buscaba yaks, he visto yaks.

Flipo con Koko

Flipo con Koko

Yak Nicholson pide una botella de Yak Daniel’s con una camiseta de Yak&Jones y una cazadora de YakWolfskin. Tras beberse la botella, salta. 

DSCN1244

 

Etiquetado , , ,

Amaxofobia

 

Aversión a la conducción es algo que uno no puede tener si vive en este infierno.

Etiquetado ,

Palabras al azar

Mariposa

Especie extinta donde el papel de fumar es lo más parecido a las alas.

Ruido

Mantra común del ciudadano medio en Delhi.

Oliva

Esencia de los jabones sin demasiada nitroglicerina.

Basura

Bocanadas imperdonables a los mandos de un autorickshaw.

Humo

Siete años menos de vida después de un año en la capital india.

Nube

Rabos que otean el claro de luna.

Moto

Enjambre de la especie que sobrevive en las calles de Delhi.

Moco

Huésped pétreo en las paredes de la nariz que se resienten con la gasolina.

Nueva Delhi

Palabras al azar que combinan solas bajo el calor tropical del delirio.

Etiquetado , ,

Día antes de la independencia india

Mañana será el día de la independencia.

Independencia de India. Parece que todo Delhi se viste de gala con muchas banderas nacionales. Ya no importa demasiado la basura ni los perros metidos en charcos fétidos de la muerte. La bandera de la India lleva una rueda llamada “Dharma Chakra”, un símbolo que data del siglo 2 a.C y con sus 24 aristas representa la vida en movimiento y la muerte en estancamiento.

Acerca de la rueda.

Algunos niños corren por la calle ondeando banderas azafrán, con el uniforme de la escuela y con gafas para ver la realidad como tiene que ser vista.

Otros niños van descalzos por la calle ondeando banderas azafrán, con el uniforme de todos los días del año y cegados para ver la realidad como tiene que ser vista.

Hoy dos independencias. Los niños que ondean la bandera con orgullo y los niños que las ondean para venderlas. Los niños que salen de clase con horario europeo y aquellos que hacen los semáforos a más de 30 grados. Los niños que parecen sanos en apariencia y los que presentan sarpullidos en la piel por causa del agua.

La rueda nunca dejará de moverse. Y algunos tendrán la rueda de la vida. Y otros, el charco de la muerte.

Etiquetado , , ,

Catástrofe Malthusiana

1200 millones de razones para soñar con Malthus.

1200 millones de razones para soñar con Malthus.

Mal sueño malthusiano

Caótico Malthus
Malthus on the rocks con cardamomo y pepino
Malthus sin tregua
La pesadilla de Darwin (y Malthus)
Malthus & Malthus
Malthus tiene tres hijos y los lleva de paseo.
Malthus tiene cuatro hijos, los mata y los entierra en el jardín.
Malthus se tapa con un velo al margen de la carretera.
Malthus se ríe de los 1241492000 habitantes
Malthus acaricia a su novia, se pone a tope, fornica y la cuenta asciende +1 habitante.

Malthus estrecha la mano a Diógenes de Sínope.
Malthus sueña con esvásticas
Malthus da de comer a una jauría de perros
Malthus enseña matemáticas
Malthus bebe agua de un charco.

Malthus Vs. Malthus
Malthus pro-Malthus
Malthus anti-Malthus
Malthus el escéptico
Malthus geométrico y Malthus aritmético.

Malthusiano redentor, todopoderoso, meditabundo.

Malthus rebosa de proteínas y visita América en barca vikinga.
Malthus descubre la vacuna contra el cólera.
Malthus estalla de cólera.
Malthus, la cólera de Dios.
Malthus se olvida el cambio en la tienda de golosinas.
Malthus ahoga un indio en el Ganges.

Finalmente, Malthus también muere.

Etiquetado , , ,

Rito: Juggling tha Stupa

¡Odio los bloggers que aburren, que no cambian, que se pillan los putos dedos!

Fue en Leh, a las faldas del Himalaya indio, donde contemplé mi primera estupa. A los retratos de Buda con colores increíbles se unieron las recomendaciones de caminar en sentido de las agujas del reloj. Dextrógiro, hermanos y hermanas, dextrógiro.

Go clockwise, suckers!

Go clockwise, suckers!

 

Las estupas son piezas arquitectónicas que sirven para contener reliquias. Monjes, budas, monjas, música, el príncipe Gautama tocando a la guitarra el riff de Rock the Casbah, de The Clash. Precisamente, esa melodía siempre la tengo en la cabeza cuando malabareo la perdiz, ya sea en el Bósforo, con los niños pirañas de Mydiat o simplemente en la soledad de un cuarto.

DSCN1117

Iniciándome en el movimiento armónico de las bolas con fondo budista, iré posteando las mismas bolas como rito de iniciación en diferentes lugares. ¿Por qué lo hago? No lo sé, supongo que los selfies me aburren y que me gusta tocarme las pelotas.

Etiquetado , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 56 seguidores

%d personas les gusta esto: