Revelación

Es cierto.

La primera cosa que me propongo nada más despuntar el día es hacerme la vida imposible.

Ingiero tres botes de bicarbonato,

cáscaras de plátano, leche agria, manzanas podridas,

pelos que derrapan en la taza del váter, cagadas de paloma,

colillas plantadas en una maceta estéril, platos sucios de hace no sé cuántos días,

retratos ensombrecidos con algún tinte de pelo,

caretas, más caretas.

Luego todo se suaviza

y paso a las pestañas en llamas de tu mirada cuando me cuentas lo que has hecho un domingo cualquiera.

Es cierto.

En momentos de revelación lo mejor es dejarse cegar.

Etiquetado

solucioñé

A veces las soluciones pasan por el centrifugado de los sueños.

Etiquetado ,

Conexión Gautama

Wassap y Buddha.

Wassap y Buddha.

¿Qué pasa, niñooooooo? ¿Entonces qué? ¿Lo de mañana sigue en pie, no? Vale, loco. Nosotros llevamos los hielos. ¿Hace falta algo más? No, que va, no creo que llueva. Si me dijeron que iba a hacer bueno… Eso nada, si cae algo seguro que son cuatro gotas que el monzón ya pasó. ¿La comida? Tú ya sabes, nada de cerdo, nada de pollo, nada de cordero. ¿Karnapa quedó en traer las cebollitas? ¿Que no viene Karnapa? ¿Por qué? Este hombre está flipando… Mira que le dije “colega, esa puta mierda no está buena” y él venga y dale y otra y así hasta la madrugada. Tanto rezo, tanta hostia y al final se pierde la barbacoa. No, nada, ahora estamos en Manali esperando a que nos traigan la comida. Tengo al colega aquí, enganchado al wassap. Oye, tú, que dice este hombre que “saludos”. También pa’ti. A las nueve de la noche tenemos el jeep petadísimo de gente. Pues bien, tú sabes, verdades kármicas por doquier en un valle con lluvia horizontal circundado con cataratas celestiales. Que nos vemos mañana, cabronazo. Cuídese y vaya por la sombrita.

Etiquetado , , ,

RITO: Arrancar la púa de un cactus

Crecían un centímetro al año hasta los doce metros de altitud. Acaricié el pelaje, rebotaban las yemas de los dedos, susurré a las púas para arrancar una y no pude. Ellos resisten la altitud, la sal, los flashes, idiotas, caminos, pajarillos, lagartos, corales disecados de un mar interior, corales disecados que parecen reír sin dientes, corales disecados que no pertenecen a los guías por mucho que estos quieran. ¿Quién era yo para alterar el equilibrio? No recuerdo muy bien el año, pero en algún momento de la vida me vi pidiéndole una púa a un cactus. Después de recordar todo aquello me abrí en canal y me senté a la derecha de un indio que me escupió el pliegue del pantalón.

Salar de Uyuni. 2009 (?)

Salar de Uyuni. 2009 (?)

Etiquetado , , , , ,

Lonely planet

Lógica aplastante, épica de sacacorchos: Lonely planet apareció y el planet dejó de estar lonely. Y se creó lo que conocemos como itinerarios. Algunos pueblos recónditos, bendecidos por el aislamiento geográfico y la inalteración de siglos, murieron de tristeza al conocer que jamás serían dignos de mención en las rutas turísticas, las recomendaciones de los hostales y los planos del país. Otros pueblos recónditos, bendecidos por sitiarse bajo las faldas de un espectáculo natural, cerca de las ruinas de una civilización antigua o en las alturas de algún puerto de paso, aplaudieron con tesón la aclamada aparición del mundo solitario.

Etiquetado , , ,

Smartphone

La la la, la la la, la la la la laaaaaaa.

Etiquetado

Rito: La vaca

La vaca simboliza la madre. En los Upanishads (los 200 libros sagrados hindúes que datan del siglo VII a.C.) la riqueza se medía por el número de vacas que cada cual poseía. La vaca no debe ser asesinada porque ofrece generosa y dulcemente todo lo que el ser humano necesita sin pedir nada a cambio. De acuerdo con Álvaro Entrerría en su libro India from within, cuando decimos “vaca sagrada” estamos cometiendo un error de comprensión. “En la cultura occidental existe la dicotomía entre lo sagrado y lo profano, siendo esta muy marcada”. Sin embargo, en la cultura india, todo objeto viviente es en cierta manera sagrado. La única diferencia que existe es el rango de lo que se considera sagrado.

La vaca gibada que ríe.

La vaca gibada que tira de un carro.

La vaca podría ser el animal rey, aquel que ocupa la cúspide en la jerarquía sacra, aquel cuyos productos son puros, aquel que cuando ve acercar la muerte, se le deja libre para que muera en paz. El canibalismo hindú incluye también a las vacas.

Razones de peso no faltan si acudimos a la métrica economicista. Las vacas valen más cuando están vivas que cuando están muertas. Siempre habrá el pseudo-ignorante afirmando “joder, con la cantidad de hambre que pasan estos pobres escuálidos y tienen vacas sueltas por todos lados”. Pues bien, de la vaca sale leche, de la leche sale yogur, de la leche sale queso, la vaca tiene fuerza, con la fuerza se aran los campos, donde la vaca echa mierda, de la mierda combustible, del combustible se desprende energía, la energía se usa para hervir la leche, de la mierda sale adobe y del adobe se construye el techo. La vaca, queridos amigos, sonríe mejor cuando está viva.

Etiquetado ,

El círculo

“¿Y cuánto tiempo llevas en la India?”

“Dos meses”.

“¿Y qué es lo  que más te gusta de la India?”

“El círculo”.

“¿Y qué es lo que más odias de la India?”

“El círculo”.

“¿Y qué es lo  que más echarás de menos de la India?”

“El círculo”.

“¿Y qué es el círculo?”

“El tiempo que llevo en la India”.

Etiquetado , , , ,

Cortar por lo sano

En la celda contigua, una treintañera delgada con los pómulos marcados gritaba desaforadísima y poseída por los sudores: “¡Quiero mi metadona! ¡Quiero mi metadona! ¡Señor, mi metadona, que si no me pongo malita!”. Ella en realidad quería cortar con todo aquello, cortar por lo sano tajantemente, cortar todo vicio y luego todo síndrome de abstinencia. Y por eso los motivos que la llevaron al agujero fueron las incisiones limpias con un cristal en el cuello de su pareja, treintañero delgado con los pómulos marcados. El cuello, digamos, era lo único sano que se podía cortar.

Etiquetado , , ,

Las tallas de la ciudad

Talla sobre mis yemas las salamandras de la noche
que suben y atrapan los mosquitos con la boca

sobre los cristales de polvo

sobre la faz de la ciudad contaminada

sobre la mortandad de los cuerpos que se envuelven con sábanas

y que devuelven la mirada de alguien menos vivo que yo.

Talla sobre mis pómulos la viruela endemoniada
que no para de hacer presencia en otras caras

sobre el vagón donde las mujeres viajan

sobre la pregunta en hindi con respuesta errada

sobre la gravedad de las higueras que se envuelven con el tráfico

y que devuelven el olor de un verano más vivo que yo.

Etiquetado , ,
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 68 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: