Rito: Crawling in Varanasi

He aquí un templo diminuto como el tamaño de una semilla, que contiene a su vez los pasos de tantos otros, donde ahora gatea Joan como si no hubiera mañana (¿hay mañana?), como tantos otros bebés que gatearon en las mismas baldosas. Después se para el santón para emitir unos sonidos de gato o de serpiente o de urraca. Joan lo mira y quizá dice “papapa” y sigue con el rito de gatear hasta infinitésimas partes de la baldosa, peinando el terreno y recogiendo las motas de polvo que ofrece como ofrenda a Ganesha o quienquiera que sea el dios de turno.

dsc00547

dsc00549

dsc00554

El rito está claro: Joan gatea sobre las primeras baldosas de Varanasi.

Etiquetado , , ,

Un día en el museo

Hay un museo. Hay un alma con una vela que dijo: “Me gusta comerte”.

El alma trabajaba en un museo y tenía una escoba que, de repente, salió de un espejo. Entonces adquirió la forma de una máquina que llevaba ropa formal. Los visitantes del museo empezaron a correr.

“¡Nos quiere comer!”, dijeron los visitantes.

Después de este incidente, una lechuza grande llegó y robó el tiempo del mundo. Todo el mundo tuvo muchísimo miedo. A las doce y veinticinco de ese mismo día, una persona muy mayor que llevaba una barba muy larga, hizo entender a los visitantes que debían estar en calma.

Finalmente, este señor mayor repartió dinero a todos los visitantes para que fueran felices.

El rey insecto circular

Por la noche, el faro bailó en una ola. Parecía muy interesante porque los pescados de oro también bailaron con el faro. De repente, un pájaro vino desde el cielo y se comió uno de los pescados de oro.

De esta manera, el pájaro obtuvo el poder mágico y se multiplicó en miles de millones de billones de trillones. Después, todos estos pájaros comenzaron a seguir al hombre paraguas. Más tarde, de camino a casa, un gato persa de cola espinosa y su amiga la serpiente advirtieron a los pájaros de oro.

“No puede ser”, dijo el gato persa.

“Es perfecto para mí”, dijo la serpiente.

Poco tiempo después, los pájaros llegaron a la coronación del rey nuevo, que fue un antílope muy viejo. Los pescados eran los soldados del rey y muchos de ellos murieron en la guerra.

Al final, los pescados que sobrevivieron eran aliados de unas setas. Estuvieron hablando sobre derrotar al rey antílope. Ellos querían otro rey: el rey insecto circular.

Caracoles modernos

(Cuento cooperativo a partir del trabajo de los alumnos de español de la Universidad de Varanasi)

Un día, un caracol moderno salió del estanque. Tenía una amigo que era un alien. El alien llevaba ropa de patata. Tenía una nariz muy larga. Después de una hora, vino otro alien que tenía una cabeza de rana. Más tarde, vino una abeja y el alien-rana la agarró.

¡Oh no! Un erudito de investigación de alto nivel por error los explotó con una bomba de metano. La sangre de los aliens era dulce porque en algún punto comieron abejas. Cuando explotaron, una rata que pasaba hizo una tarta con la sangre de los aliens.

Todo fue muy monstruoso. Entonces, un zorro apareció y preguntó:

“¿Alguien necesita un huevo?”

El árbol de armamento nuclear

(Cuento cooperativo a partir del trabajo de los alumnos de español de la Universidad de Varanasi)

Anoche vi una rata en un árbol de armamento nuclear. Esa misma noche, un gato la vio pero no pudo cazarla, porque estaba prisionero de una serpiente. Los ángeles-mosquitos cambiaron sus almas para ayudarlo. Posteriormente, tres flores vieron al gato. Una de ellas sonrió y otras dos estaban tristes.

Una semana después, el árbol de armamento nuclear que los mantuvo cautivos volvió con un ratón. Finalmente, un detective con un pájaro en la cabeza liberó a todos los prisioneros. Para celebrar el éxito de su victoria, bebió vino tinto en las montañas.

Rito: Summer competition Nebraska I want a boyfriend

DSCN1698

New Delhi Metro

Summer competition Nebraska I want a boyfriend home is where your Wi-Fi connects automatically, I hate t-shirts with funny slogans, smile, keep calm and fuck yourself up, sweet boy sweet girl, I’m not small, I’m fun sized, waka waka, go home I’m with stupid, I’m a mess yes weekend get high Bahamas 1972, Oxford University, Tennis Summer Camp, Cherokee Reserve Unlimited, Authentic Paradise, Oklahoma Patriots, Puerto Rico ’68, Brazil ’74, I’m awesome the boss, Obey to the Lord and save your soul, Hot Pants, I’m never rong, Ok, but first coffee, I’m the one of the nicest assholes you will ever meet, don’t grow up is a trap, Mexico City, Bulls, Wolves, Turkey, Wintergames, Lost Paradise, MIAMI vice, Asturias paraíso, natural racing, No soy tu princesa, Pray for my husband is Greek, Love is my Religion, Look up this and never Give Up, you Moron.

Resumen de la jornada. Camiseta de la jornada.

Que no estoy muerto
que no estoy tuerto
que estoy vacío como una botella de leche
de cristal y vacía
que no flota en puerto

Que no estoy muerto
sino tuerto vacío
desde aquí hasta el adoquín más cercano
que puede agarrar mi mano
para luego depositarlo en la cabeza vacía, tuerta, muerta
de un militar.

Decimos depositar porque será eso:
pero nadie dijo que depositar también se puede hacer desde un sexto piso.

Que sí estás muerto
adoquín en el suelo salpicado con sesos.

Adoquín en el suelo

Etiquetado , , ,

Sandro Rey y yo

Insistí con las llamadas y con los mensajes pero no pude alcanzarle en ningún momento. Quería que adivinara lo que vendría así que, al salir del trabajo, lo perseguí con una cautela propia de los espías soviéticos. Me ocultaba detrás de los contenedores de basura vestido del mismo color y él no sabía que lo estaba siguiendo. Merodeaba como podía, con una excitación a medias entre saber que me iba a descubrir y seguir con el juego farsante del escondite. Si él entraba en un restaurante, yo entraba y me sentaba en la barra (variaba el contenido del continente: a veces un vaso de leche, otras una cerveza, otras un zumo de tomate, otras un cortado). Si él se metía en un sex-shop, yo hacía que leía una revista de divulgación científica en el banco más cercano.Si él visitaba a su madre, me hacía pasar por un repartidor de catálogos. Tres semanas pasé convertido en la sombra de Sandro. Esperaba pacientemente el momento justo para iniciar la paradoja. “Sandro Rey”, dije. “Buenas tardes, ¿con quién hablo?”, respondió. “¿Sabes lo que ocurrirá a continuación? ¿Sabes lo que te va a pasar en el próximo minuto y medio? ¿Puedes echar las cartas, a ver qué coño te pasará?”. “Voy a morir”. Sandro podía acertar solo algunas veces.

Etiquetado , , , ,

DSC_0701

En el año 2006 llegué por primera vez a Estocolmo. Vuelo cutre de Ryanair Kaunas- Skavsta, Skavsta-Kaunas. Uno de los mejores parques de la ciudad sueca es Humlegarden. En 2006 llovía, aunque los recuerdos que tengo no son nítidamente importantes. El rito de iniciación que presento es un árbol. En 2006 visité con mis amigos Slackers este mismo árbol. El homenaje es sentido: debajo de las ramas plantamos nuestras casetas. A falta de un hostal, dos casetas de campaña en pleno corazón de Estocolmo. El sauce nos dio cobijo, camuflaje y situacionismo. A la mañana siguiente una vieja con un Golden Retriever pasó al lado del campamento. La vieja nos saludó con la mano, amablemente, pensando quizás si éramos parte de algún sueño inconexo.

Cosas del destino. Volví a Estocolmo 9 años después (o sea, 2015) para vivir durante seis meses. Caminaba distraído, hablando con una colega de tesina sobre cómo citar la bibliografía según las manías de la Universidad de Estocolmo, cuando de repente apareció de nuevo el protagonista. El árbol. Y entonces volví a verme con frío en los pies, tres maromos durmiendo apretados en una caseta de plaza y media, el olor a vodka lituano, el pan con queso y un ataque iniciático como muestra de la primera vez que acampaba en un parque. Solo faltó la vieja y el Golden Retriever, que en paz descanse.

Rito: Punkstokholm

DSC_0707

No existe el existencialismo ni los túneles de Sábato. Solamente un rayo láser que entra en el ojo, que moldea parte de la córnea previa incisión lateral, aniquila la membrana incómoda, la vuelve del revés, la extrae, el prodigioso láser ve la luz al final del túnel. No existe el existencialismo, sino la cirugía y un túnel en Estocolmo que me recuerda la profundidad de la proyección en la retina de las imágenes. Mi miopía era -3’75 ojo izquierdo, -4’50 ojo derecho. O viceversa.

Intralasik Stockholm

A %d blogueros les gusta esto: